Un presidente sin pies ni cabeza, pero con mucha maldad

Un presidente sin pies ni cabeza, pero con mucha maldad. Por Fígaro

A %d blogueros les gusta esto: