Pues ya está / Juan Manuel Rodríguez

 

Si el Cholo ha hablado sobre este asunto ha sido por los audios publicados por El Confidencial porque, hasta la fecha, a Rubiales, que es la persona a la que está sometido el Comité Técnico de Árbitros, le parecía absolutamente normal ingresar más dinero dependiendo de si Real Madrid y Barcelona quedaban más arriba. Pues ya está. «¿De quién depende la Fiscalía?» Muy amateur todo, ¿no?
Pues ya está
«¿La Fiscalía de quién depende? ¿De quién depende?», le preguntó el presidente del Gobierno al acorralado periodista de Radio Nacional de España. Y éste, en vez de responder que el Ministerio Fiscal es independiente y por lo tanto no puede recibir órdenes del Gobierno, respondió, quién sabe si incluso temiendo por su puesto, la cruda realidad y es que, en esta España y con este Gobierno, la Fiscalía depende de Sánchez: «Sí, sí, depende del Gobierno». Y Sánchez, feliz, sentenció «pues ya está». ¿Cómo que ya está? No está para nada, absolutamente para nada está. Pero es cierto, la Fiscalía dirigida por una ex ministra del Gobierno de Sánchez depende efectivamente del Gobierno de Sánchez. Pues ya está.

¿Y los árbitros? ¿De quién dependen los árbitros? El Comité Técnico de Árbitros atiende directamente al funcionamiento del colectivo federativo de árbitros y le corresponden, con subordinación al presidente de la Real Federación Española de Fútbol, el gobierno, representación y administración de las funciones atribuidas a aquellos. La clave es el sustantivo «subordinación», o sea la dependencia de una persona o una cosa respecto de otra o de otras, por las que está regida o a las que está sometida. O sea, el Comité Técnico de Árbitros, integrado por quienes están llamados a imponer la justicia sobre el terreno de juego, está sometido a Luis Rubiales, que a estas horas continúa siendo por cierto presidente de la federación y que nombra al presidente del colectivo, que es el que decide ascensos y descensos. Pues ya está, ¿no? Hoy Rubiales ha anunciado en Telecinco lo que ya dejó caer ayer en su kafkiana rueda de prensa y es que cobrará un sueldo fijo, renunciando así a las variables. El motivo por el cual ha hecho eso Rubiales es, según él mismo, porque Simeone le ha hecho reflexionar y para que nadie piense que él puede influir en tal o cual colegiado para intentar que éste o aquel equipo reciba algún tipo de beneficio que tanto a él como a la federación que preside pudiera reportarle beneficios.

Pero esa decisión de Rubiales, adoptada a rebufo de los audios publicados por El Confidencial, llega el 21 de abril de 2022 mientras que él accedió a la presidencia de la federación el 17 de mayo de 2018. O sea, a ver si lo entiendo: Rubiales, de quien depende el estamento arbitral, tenía hasta ahora un sueldo fijo que se veía incrementado por otro que dependía de su gestión y que podía ser mayor o menor pero que era mayor si Real Madrid y Barcelona jugaban la Supercopa para lo que era necesario que Real Madrid y Barcelona acabaran cuanto más arriba en la clasificación. Y ahora se da cuenta, 4 años después, de que eso puede levantar suspicacias entre los aficionados ¡porque Simeone le ha hecho reflexionar! ¡Simeone! Si el Cholo ha hablado sobre este asunto ha sido por los audios publicados por El Confidencial porque, hasta la fecha, a Rubiales, que es la persona a la que está sometido el Comité Técnico de Árbitros, le parecía absolutamente normal ingresar más dinero dependiendo de si Real Madrid y Barcelona quedaban más arriba. Pues ya está. «¿De quién depende la Fiscalía?» Muy amateur todo, ¿no? ¿Y esto ha pasado no sé cuántos filtros éticos? Pues o los filtros están más sucios que el carbón o hay que sustituirlos por otros nuevos.

En la cuarta, y no sé si definitiva o aún no, entrega publicada hoy por El Confidencial, se ha conocido una nueva conversación entre el futbolista, político y empresario Geri Piqué y el presidente Rubi. Geri se queja amargamente del arbitraje tras un Real Sociedad-Barcelona a sólo 4 días de la disputa del Clásico de la temporada 2019-2020. Rubi llamó a Geri para saber cómo estaba y Geri no ocultó su malestar con la actuación arbitral. El partido de San Sebastián acabó con empate a 2 en el marcador, el Barcelona-Real Madrid posterior lo hizo con 0-0 y el equipo madridista reclamó dos penaltis claros cometidos sobre Rafa Varane. Después de aquello, Emilio Butragueño dijo lo siguiente: «Es desconcertante que el VAR no haya intervenido, son dos jugadas clarísimas». Rubi sigue siendo presidente y Geri jugador del Barcelona.

Yo no quiero tener que fiarme de Rubiales porque no me fío. Ni tampoco de Piqué. Tampoco quiero tener que fiarme de los árbitros. Una competición mínimamente seria debería tener unos sistemas éticos razonables de control interno y los de esta federación no aprueban. Al margen de chabacana e inoportuna, esa conversación entre el jefe del jefe de los árbitros y un futbolista del Barcelona hace saltar por los aires todos los estándares de credibilidad de nuestra Liga y alimenta todas las suspicacias, que hoy dejan de ser sospechas para convertirse en evidencias. Impresentable. Verlas venir, dejarlas pasar y, si te mean, decir que llueve. Porque, al fin y al cabo, ¿de quién depende la Fiscalía? ¿Eh? ¿De quién depende? Pues ya está. Otro Antonio.

A %d blogueros les gusta esto: