Muere el banderillero Juan Luis de los Ríos ‘El Formidable’

El Formidable, con capotillo de galón, en el patio de cuadrillas del Puerto.
Con gran cartel como subalterno de plata en Madrid, Bilbao y sobre todo en Pamplona, en la capital del Reino de Navarra su nombre era coreado en triunfo por las peñas. El toreo y Jerez pierden a uno de sus grandes hombres de plata.

Muere el banderillero Juan Luis de los Ríos ‘El Formidable’
–Estuvo en las cuadrillas de Galloso y Ruiz Miguel y fue muy querido por sus tercios en Pamplona
Diario de Jerez / 15 de Diciembre
Ha fallecido en su Jerez natal el popular banderillero Juan Luis de los Ríos Raposo ‘El Formidable’ a los 78 años, un torero muy querido y popular en Jerez y todo el mundo del toro, padre del también fallecido matador de toros y luego banderillero, Juan Carlos de los Ríos.
Nacido el 17 de mayo de 1943, en sus inicios fue novillero empezando en los ruedos muy joven, con apenas 14 años. Se forjó en la ganadería de Bohórquez y causó sensación en las novilladas económicas que se daban en la plaza de Jerez en verano, siendo repetido varias veces. Es de la generación de Espartaco padre y Carlos Corbacho por ejemplo, toreros con los que debutó en Jerez.
Debutó con caballos en la plaza de Sanlúcar de Barrameda el 12 de septiembre de 1963 con El Pireo, Gabriel de la Haba ‘Zurito’ y novillos de Albaserrada, un triunfo que repetiría en Sevilla el 12 de mayo siguiente.
El 29 de junio de 1964 debutó en Las Ventas con El Puri y el inolvidable José González Copano con una novillada de Valverde, siendo repetido con Copano el siguiente 11 de julio. Su apodo le viene porque fue promocionado en el programa de Alberto Oliveras en la SER ‘Ustedes son formidables’.
En 1967 cambió el carnet y se hizo banderillero toreando con los toreros de la zona. Pero su popularidad llegó perteneciendo sucesivamente a las cuadrillas de Galloso y Ruiz Miguel.
Muy solvente, singular y seguro con los palos desde que en sus inicios se anunciaba pareando en la suerte del trapecio, su popularidad llegó en el tercio de banderillas pero los matadores los hacían fijo en la cuadrilla por su solvencia capotera.
Con gran cartel como subalterno de plata en Madrid, Bilbao y sobre todo en Pamplona, en la capital del Reino de Navarra su nombre era coreado en triunfo por las peñas. El toreo y Jerez pierden a uno de sus grandes hombres de plata.
Fue uno de los banderilleros más queridos por los públicos en los años 80 y 90 del pasado siglo
A %d blogueros les gusta esto: