MÁS NOTICIAS
02/28/2024

Lo cuenta Pla Ventura: Mónica García nos quiere alargar la vida… para que sigamos sufriendo

Una vez más, como no podía ser de otro modo, un personaje de la izquierda más apestosa de este país llamada Mónica García, como no saben hacer otra cosa, su ilusión es prohibir todo aquello que ha tenido vigencia durante más de dos mil años, en este caso, el tabaco.

Pero vayamos por partes. Todo empezó durante la primera presidencia de aquel reptil llamado Zapatero que durante su primer mandado se le ocurrió que en la hostelería y restauración, tenían que habilitarse zonas para fumadores, algo que tenía su lógica y, salvo los afectados, todo el mundo comprendió. Tras invertir cientos de millones por parte del mundo hostelero y restaurador, tres minutos más tarde, el apestoso citado, se arrepiente y dice que, nada, que no habrá zonas de fumadores en lado alguno, se prohíbe fumar y aquí paz y allá gloria. Claro que, si esa prohibición la hubiera hecho en Cuba con el mandado de Castro y Guevara le hubieran pasado por la guillotina.

Al respecto del tabaco ya hubo muchas restricciones cuando la pandemia pero, cuando ya teníamos todo restablecido y hasta entendíamos que no se podía fumar en locales cerrados, ha tenido que llegar al gobierno una asquerosa llamada Mónica García que, como no había prohibido nada en la Comunidad de Madrid por aquello de que allí no pintaba nada, ahora, como venganza, ha dictado una ley para que no se pueda fumar en las terrazas, es decir, al aire libre: cuidado con los aficionados a los toros y al fútbol que, os queda un telediario para encender un puro en tales recintos.

Si dicha prohibición fuera por salud, por educación, por ética o buenos modales, hasta lo entenderíamos pero, la maldita ley no es otra cosa que la prolongación de aquella cabronada de Zapatero, la que esta tipeja ha culminado. Cuidado que, como dije, antes de que estos indeseables dictaran dichas leyes, durante más de dos mil años se fumó en el mundo y no pasó nada pero, llegan los salvadores de la patria, nos impiden fumar y lo considerarán delito de alta gravedad mientras que, al tiempo, en España, puedes comprar droga en cualquier esquina y no pasa nada; hasta te la traen a casa si es tu capricho y, ¿eso no está penado, no lo sabe la ministra, no se da cuenta de la barrabasada que está haciendo? Pues no, por muy médica que sea Mónica García, la que dicen que anestesiaba como los ángeles en el hospital 12 de Octubre de Madrid, ahora, en vez de anestesia nos ha dado la puntilla como se diría en el argot taurino.

Esta tipeja que podía haberse quedado en el nosocomio en el que trabajaba, como los hechos demuestran, tenía ganas de venganza para con la sociedad en la que vive y, ¿solución? Meterse en política puesto que, en dicho menester caben todos los apestados del mundo, por eso ha llegado a ministra con las ideas comunistas que, justamente, son las que practican todos los que viven como sultanes en nuestra España. La pregunta sería obligada, ¿qué ha hecho esta mujercita en la Comunidad de Madrid? Joder a Isabel Díaz Ayuso, las pruebas son concluyentes. ¿Qué les mueve a todos los descerebrados que anidan en la política? Hacer daño a la sociedad en que viven y, la forma de mostrarlo es prohibir, un menester que abordan con una ilusión desmedida.

Mónica García es una estúpida más que se refugia en la prohibición del tabaco como si le fuera la vida en ello pero, los grandes problemas que azotan a España a ella le importan un carajo. A partir de ahora será delito fumar en las  terrazas, en tu propio coche y en tres mil sitios más; vamos que, ni en la misma calle y a oscuras podrá nadie encender un cigarrillo. Eso sí, no es delito amnistiar a todos los hijos de puta catalanes que dieron un golpe de estado, que dilapidaron cientos de millones en la “batallita”, que consintieron que se marchara el “capo” Puigdemont en el maletero de un auto y que por dichas razones, España está a la deriva en todos los órdenes pero, todo eso, para la anestesista apenas tiene importancia. Ahora comprendo las razones por las que Pedro Sánchez ha quedado inmunizado ante todas las fechorías que comete a diario, seguro que es obra y gracia de Mónica García que le ha inyectado una anestesia para que no sienta daño en su corazón cuando practica la maldad.

Como decía en el enunciado, Mónica García nos quiere alargar la vida no para que disfrutemos de la salud, pero sí para que agonicemos todos viendo las fechorías que estas gentuzas llevan a cabo con la finalidad de que muramos todos de pena e impotencia ante las decisiones de unos descerebrados que, su único afán no es otro que la destrucción de todo aquello que huela a paz y bienestar.

En su momento, lógicamente, se prohibió fumar en los transportes públicos, hospitales, centros de enseñanza y de cualquier orden cuando se tratare de organismos públicos pero, antes de que ocurriera todo eso, nosotros, los católicos, fuimos a misa y en dichas parroquias, de toda la vida, jamás se fumó. O sea que, mucho antes de que llegara Zapatero al poder y la innombrable ministra citada, los creyentes ya éramos tan responsables como jamás lo serán los indeseables que nos gobiernan.

Si observamos la foto y vemos la mirada de Mónica García, muy pronto comprenderemos que nos puede anestesiar sin utilizar la aguja hipodérmica.

Leer máshttps://torosdelidia.es