Lo cuenta Pla Ventura: Cayó una “bomba” sobre el ayuntamiento de Valdemorillo / por Pla Ventura

La cuestión está clarísima, si todo lo que en dicho ayuntamiento hubiera estado revestido de legalidad, el Tribunal correspondiente de la CAM jamás hubiera anulado el pucherazo que tenían previsto. ¿Verdad?
Cayó una “bomba” sobre el ayuntamiento
 de Valdemorillo
Pla Ventura
Toros de Lidia / 4 noviembre, 2021
Tras el revuelo que se ha formado en Valdemorillo porque les pillamos a sus políticos con las manos en la masa, al parecer, ahora están heridos de muerte, hasta el punto de que han publicado en su Facebook una nota desmintiendo todo aquello que dijimos que, en realidad, era la pura verdad pero que, en su cobardía, en vez de acudir a los jugados para demandaros por nuestras “falsedades”, quieren desmentir –siempre y cuando se emite un desmentido es porque antes se ha mentido ¿verdad? Y no por parte nuestra como los hechos demuestran– lo que no tiene arreglo ni solución mediante un comunicado falsario y aberrante. 
La cuestión está clarísima, si todo lo que en dicho ayuntamiento hubiera estado revestido de legalidad, el Tribunal correspondiente de la CAM jamás hubiera anulado el pucherazo que tenían previsto. ¿Verdad?
Un documento en el que, entre otras muchas mentiras, nos dicen que somos un “pasquín” con afán de protagonismo. ¿Se puede ser más cobarde y lelo? Para mayor escarnio, ese panfleto se lo remiten a la Web, Burladero.com y Cultoro.com para su difusión que, como se comprueba, muchos amiguetes deben de tener en los citados medios que, por cierto, jamás han destapado fraude alguno dentro del mundo de los toros. Si pretendían hacer el ridículo lo han logrado por completo.
Recordarles a los políticos de Valdemorillo que no somos un pasquín, somos la página más leída del mundo si de artículos de opinión se trata que, para mayor dicha nuestra, alguna que otra página de altísimo nivel y mejor proyección, nos dan cobertura por aquello de perseguir siempre la verdad y, a su vez, difundirla por todo el globo terráqueo.  Por cierto, esto está clarísimo de cara a los aficionados haciéndoles la pregunta de rigor. ¿Ha leído alguien en cualquier medio taurino una denuncia contra nadie del entramado taurino? Eso no ha sucedido nunca pero, nosotros, defensores de la verdad y de la justicia, nunca hemos tenido la menor duda para emitir la denuncia que correspondiera siempre y cuando obrasen en nuestro poder las pruebas pertinentes. Nosotros no vamos de difamadores de nadie porque de ser así, lógicamente, viviríamos en los juzgados y, a Dios gracias eso no ha ocurrido jamás. Es más, nos vanagloriamos de los éxitos legítimos de cualquiera y así lo hemos contado miles de veces.
Respecto a Valdemorillo, sería muy fácil para el ayuntamiento redactar un pliego de condiciones y permitir que se presentara cualquier empresa debidamente acreditada; pues no señor, quieren seguir sus propios pasos y, en esta ocasión hacerle el traje a medida –supuestamente- a Carlos Zúñiga que, en su momento era veedor de la empresa Taurodelta que regentó Madrid durante varios años. ¿Por qué esa opacidad de los políticos de Valdemorillo en no permitir que se presente cualquiera de forma lícita para el arriendo de su plaza de toros? Ellos sabrán sus razones pero, el tal Zúñiga no pinta bien por muchas razones, primero porque arruinó a su padre dejándolo en la puta calle y quedándose con la empresa que dicho señor creó hace ya muchos años; empresa en la que, Carlos Zúñiga, padre, como tal, no dudó en darle el cincuenta por ciento de las acciones a su hijo y, en aquel instante se buscó la ruina de por vida. Pero esto no lo digo yo, lo ha dicho don Carlos Zúñiga en cientos de foros donde ha participado, eso sí, siempre con el dolor profundo al comprobar como su propio hijo lo dejaba tirado en la calle.

Víctor Zabala de la Serna, ahora tan ligado a Valdemorillo y a su pliego de condiciones, trabajó para Taurodelta y cuando comprobó que dicha empresa no tenía posibilidades de renovar el contrato de Madrid, rápidamente se pasó al bando vencedor, es decir, a Rafael Garrido y sus huestes. Por todo lo que hemos podido comprobar, a Vicente Zabala, crítico de El Mundo, no le gustó nunca Taurodelta, a la que se enfrentó e incluso llegó a las manos con alguno de los miembros de dicha empresa. Yo, de llamarme Garrido, estaría muy preocupado con la actitud de Zabalita porque si lo hizo con Taurodelta, ¿quién le garantiza a Garrido que éste no le traicionará ahora como hizo con la empresa antes citada?
El tribunal de la CAM cortó de raíz las intenciones de estos malhechores pero, por el momento, ya se han visto –según testigos presenciales- en el ayuntamiento con el concejal correspondiente o, si cabe, con el alcalde el referido, Zabala y Carlos Zúñiga. ¿Sería para tomar café? Es posible y, como somos muy mal pensados por eso siempre acertamos. Y todas estas artimañas son apoyadas por Vicente Zabala de la Serna, el “prestigioso” periodista del diario El Mundo que, él sabe cómo entró en dicho rotativo, y nosotros también.
Escrito todo esto y me viene a la memoria, MAÑANA SERÉ LIBRE, el ejemplar y modélico libro que escribió Néstor García, el que fuera apoderado de Iván Fandiño y en el que relata la tremenda crueldad del mundo de los toros, cuyas verdades desempolva con una ferocidad desmedida, hasta el punto de recordarnos que, en una corrida de La Beneficencia que toreó Fandiño, en la crónica de Zabala decía que, tras el festejo subieron los dos toreros a saludar al Rey al palco regio y, además, subió Iván Fandiño. La frase no tiene desperdicio y, retrata, sin duda alguna, al periodista tan afamado al que le dan cuartelillo los de Movistar.
Fijémonos en la clase de personajes que se mueven por Valdemorillo, un periodista que denigró al torero más honesto que ha habido entre la torería en los últimos cincuenta años llamado Iván Fandiño, –que por cierto, le mató un toro encastado de Baltasar Ibán, nada que ver con los burros adormilados que matan las figuras que, no hacen daño ni con su rabo-, un aprendiz de empresario que quiere sacar tajada y un tal Carlos Zúñiga que, como el mundo sabe, dejó a su padre en la miseria y, a todas estas gentuzas les siguen dando cuartelillo en dicho pueblo.
Como resumen de todo lo dicho en los anteriores trabajos, el Ayuntamiento de Valdemorillo, si fueran honestos y ejercieran sus funciones con rigor, en vez de llamarnos “pasquín”, lo que deberían de haber hecho es becarnos por aquello de la tremenda publicidad que le hemos dado a Valdemorillo, un hermoso pueblo del que se habla del mismo en febrero y por San Blas, pero que ahora, casi finalizando el año, que Valdemorillo esté en boca de todo el mundo gracias a nosotros, ya me dirán si no es para subvencionarnos. Al buen entendedor con pocas palabras basta. La pena es que, con todo nuestro dolor, se ha hablado de Valdemorillo, pero para mal, sencillamente para contar las tropelías de unos políticos sin alma que, por todo lo deducido, lo único que les importa es su ego personal. ¡Con la de cosas hermosas que podríamos decir de Valdemorillo, por Dios!

Tras todo lo contado, les puedo asegurar que soy más feliz contando una faena de Finito de Córdoba, por citar un artista actual, antes que meterme en el fango de unos indeseables que, dicho sea de paso, como antes dije, solo nuestra Web, como humilde “pasquín” ha sido capaz de desmontarles sus tropelías. Vamos que, si hubiésemos sido una página de “renombre” les clausuramos el ayuntamiento. Dennos las gracias, por favor.
Relacionados: 

Plaza de Toros de Valdemorillo (Madrid)

A %d blogueros les gusta esto: