Las Plazas de Toros no son museos ni templos / por Luis Cuesta

Ante las recientes críticas de algunos aficionados que nacieron en el NO, habría que recordarles que las plazas de toros en México no son museos ni templos, sino centros de espectáculos y bajo esa concepción fueron creadas en su momento.

Las Plazas de Toros no son museos ni
Luis Cuesta
De Sol y Sombra / México, 26 Enero 2022
Las plaza de toros no son museos ni templos, son en realidad centros de espectáculos plurifuncionales ya que en ellas se celebran no solamente corridas de toros, sino también conciertos, peleas de box, jaripeos, eventos culturales, políticos, religiosos y hasta eventos privados que van desde una boda hasta fiestas electrónicas.
¿Entonces por qué les molesta tanto que la empresa de la Plaza México busque darle a los aficionados opciones de entretenimiento adicionales a las corridas de toros, como una noche de casino al finalizar el festejo del próximo sábado 29 de enero?
El hecho de que la plaza recupere poco a poco su función plurifuncional, la convertiría en una nueva oferta de ocio y entretenimiento para la Ciudad de México, algo que deberían de agradecer las autoridades de la alcaldía Benito Juárez y de la Ciudad. No debemos de olvidar que la Plaza México tiene muchos meses muertos al año, lo cual es una lastima ya que podría abrir sus puertas los 365 días no solo para ofrecer toda clase de espectáculos, sino también como un espacio gastronómico o de ocio (diurno y nocturno) aprovechando su gran ubicación, acceso y la escenografía de este «monumento emblemático e histórico de la ciudad».
Adicional a esto se podrían hacer tours turísticos en donde el aficionado pueda recorrer el patio de cuadrillas, el ruedo y los tendidos, todo esto bajo la tutela de expertos guías que puedan dar el tour en otros idiomas como en inglés, con una producción audiovisual para que los visitantes se introduzcan en el ambiente de una corrida de toros real, la tensión en el redondel y la delicada liturgia de la fiesta.
En fin, es urgente que una vez que superemos todos esta pandemia -qué ya esta por convertirse en endémica- la plaza de toros México recupere sus funciones plurifuncionales y busque nuevas alternativas para transformarse en un espacio abierto para toda clase de público durante todo el año.
Es lo que digo yo.
Los orígenes de la Plaza México
La construcción de la obra fue dirigida por el ingeniero mexicano Modesto C. Rolland, quien la edificó en unos terrenos que ocupaba una ladrillera en la colonia Nochebuena, en ese entonces ubicada en las orillas de la Ciudad de México.
Esta obra monolítica de hormigón armado, que inició su construcción el 1 de diciembre de 1944 y se inauguró del 5 de febrero de 1946, tuvo una peculiar característica única en el mundo de la construcción de aquella época: su ruedo estaría ubicado a 20 metros por debajo de las calles circunvecinas de la colonia Nochebuena.
El escenario, que tiene un aforo para más de 45,000 personas y fue construido en un tiempo récord para la época, fue adornado en sus fachadas por diferentes esculturas, todas de tipo taurino, obras del maestro valenciano Alfredo Just.
Twitter @LuisCuesta_

A %d blogueros les gusta esto: