Las dos últimas corridas de la destrucción han demostrado que ese tipo de fiesta que pretenden los taurinos no interesa a nadie

Ha quedado claro / Pla Ventura

A %d blogueros les gusta esto: