La Virgen de la Hiniesta,atribuída a Montañés, antes y después de la barbarie roja en Sevilla

La Hiniesta, antes y después…de la barbarie
Sevilla vivía momentos de convulsión política en 1932 que provocaron una Semana Santa en que las Cofradías, como protesta, solo celebraron cultos internos, salvo la Cofradía de la Estrella que salió en solitario el jueves santo.
Sólo quince días después, un incendio provocado destruye la Iglesia de San Julián que quedó totalmente arrasada. De la hermosísima dolorosa de la Hiniesta, atribuida a Montañés, sólo quedó un leño humeante, testimonio de la barbarie, cruel presagio de una confrontación fratricida y cruel…
A %d blogueros les gusta esto: