La II República se manchó de sangre desde el mismo día de su proclamación

La II República se manchó de sangre desde el mismo día de su proclamación.

A %d blogueros les gusta esto: