José Tomás: Suena a estafa / por Pla Ventura

«…Lamento uno tener que escribir estas letras sobre un tipo que, como se sabe, lo ha sido todo en el toreo, llegando, incluso, hasta lugares que otros ni siquiera se atrevieron a soñar y, de repente, tras la pandemia, en este año de normalidad reaparece José Tomás para tomarnos el pelo de mala manera…»
Suena a estafa
Pla Ventura
Toros de Lidia / 6 julio, 2022
Una vez que hemos conocido las ganaderías de las que ha escogido los toros a lidiar en Alicante el próximo siete de agosto el torero José Tomás, nos hemos puesto a temblar. Tomás, no contento con su particular fracaso con estrépito en Jaén por culpa de los toros que eligió, quiere repetir la proeza, en este caso en la capital de la Costa Blanca.

Lamento uno tener que escribir estas letras sobre un tipo que, como se sabe, lo ha sido todo en el toreo, llegando, incluso, hasta lugares que otros ni siquiera se atrevieron a soñar y, de repente, tras la pandemia, en este año de normalidad reaparece José Tomás para tomarnos el pelo de mala manera puesto que, hasta la fecha, sus baladronadas, tenían el tinte de lo correcto puesto que participaba en una corrida con seis toros, con dos desdichados a su lado para que, lógicamente, él fuera el centro de atención que, ciertamente, lo era.

Como digo, esa cabeza pensante con pelos alborotados ha sido capaz de llevar a cabo otro tipo de hazaña; es decir, el engaño revestido de épica, caso de ese tipo de festejos en que mata seis burros adormilados, llena la plaza de gentío que nada tiene que ver con los aficionados, se lleva un fajo enorme de billetes y todos contentos;  todos, menos los pocos aficionados que puedan acudir a verle porque, digo yo, alguien tendrá que contar la parodia ¿verdad? Y pensar que, en un momento determinado, cuando corría el año 1996, José Tomás entró en Pamplona para sustituir al maestro César Rincón que estaba herido y, lo hizo enfrentándose a una corrida de Cebada Gago. Igual que ahora, ¿cierto?

Ojo al Cristo que es de piedra, diría el otro al conocer las ganaderías. Anotemos. Juan Pedro –sobra el apellido para definir a tan horrendo criador de burros amaestrados- Garcigrande y los otros dos toros restantes de Victoriano del Río. Y algunos imbéciles, a dicho esperpento lo califican de epopeya. Tontos los hay en todas las esquinas, la prueba de ello es que la izquierda más radical ocupa el poder en España. Y los toros no escapan de dicho maleficio, la prueba contundente es que desde el periodismo más servil, todos coinciden en la grandeza de este espectáculo horrible puesto que, antes de empezar ya reúne todos los condicionantes para que el bochorno y la ridiculez sean los protagonistas en Alicante, todo ello propiciado por un tipo sin escrúpulos que, sabedor de que el número de estúpidos es infinito, se frotará las manos y se llevará de Alicante mucho más dinero que el noventa por ciento del escalafón, todos juntos en toda la temporada.

–Atrás ha quedado aquel héroe llamado José Tomás que no le importaba jugarse la vida, justamente la que tanto cuida en la actualidad.

A %d blogueros les gusta esto: