García Barbeito:»el mundo sería más feliz si tuviera menos gilipollas y más corridas»

Qué pena que la señora alcaldesa de Gijón no disfrute con unas cuantas corridas, con la fiesta que eso supone. Debería aficionarse, se alegraría. Quieren acabar con los toros y, claro, no ofrecen alternativas, que las alternativas son muy taurinas. Qué tropa tenemos.

A %d blogueros les gusta esto: