Francisco nos dejará un Sacro Colegio de cardenales mediocre y con olor a oveja, moldeado a su imagen y semejanza

Un devaluado Sacro Colegio

A %d blogueros les gusta esto: