FERIA DE ABRIL DE SEVILLA: LO QUE MAL EMPIEZA, MAL ACABA / por Diego Martínez

TOROS DE JANDILLA PARA MORANTE DE LA PUEBLA. DIEGO URDIALES Y JOSÉ Mª. MANZANARES

LO QUE MAL EMPIEZA, MAL ACABA
Diego Martínez
Unión Taurina de Abonados y Aficionados
Sevilla / Viernes, 29 de abril de 2022.
La petición de cese por parte de UTAA-SEVILLA del presidente de esta tarde D. Fernando Fernández de Figueroa se acaba de demostrar que no es gratuita.

Reconoce la corrida de Jandilla antirreglamentariamente. De noche, sin motivo justificado y cuando las condiciones ambientales no son las adecuadas.

Así, aprobó en el reconocimiento una corrida con unos pitones que en otros tiempos con un presidente policía hubieran ido todos al laboratorio para su análisis, pero los tiempos han cambiado y ahora, estos presidentes de desconocido prestigio taurino se inhiben y prefieren acoplarse a esta tunantería andante que acampa en la Fiesta.

Pero no solamente han sido los pitones lo que el usía no pudo ayer noche visionar bien, es que el segundo toro de Morante estaba reparado de la vista. Toda la plaza ha podido ver los gestos que hacía Morante al palco indicándole el defecto del toro.

Tranquilos, que la autoridad administrativa taurina que gobierna en la Junta de Andalucía estará ya pensando en neutralizar a la Sra. Olona y se olvidará de cesar a este presidente.

Aparte de estos “pequeños detalles” decir que los “jandillas” estaban vacíos de contenido. Como es habitual, la suerte de varas una completa vergüenza. Los toros, excepto el anovillado sexto, fueron insulsos y amables cual si fueran “juanpedros”. El segundo de Manzanares, al menos llegó más suelto a la muleta y sus embestidas transmitían emoción. El diestro alicantino sacó su repertorio de muletazos largos,  mandones y muy rápidos  que despertaron al público del sopor de la tarde. Mató mal, aunque la media bastó y consiguió una oreja barata.

A Morante le gustó el primero de la tarde. Verónicas con empaque y muletazos limpios pero escasos de emoción. Cuando los toros no embisten sino que pasan andando la Fiesta se desvirtúa, pero como el de La Puebla juega en casa sus partidarios pidieron minoritariamente la oreja que el presidente no concedió.

Morante en el cuarto deja que al toro cegato le zumben la badana en el caballo. Le quita las moscas y hasta la próxima.

Urdiales siendo torero de arte y con gran capacidad se anuncia con estos toros birrias y en el pecado lleva la penitencia. La gente no le echa cuenta.

A %d blogueros les gusta esto: