LO MÁS RECIENTE

Chicuelo: a 70 años de un adiós demorado / por Álvaro R. del Moral

 Manuel Jiménez Chicuelo, toreando a la verónica en Utrera en la última tarde de su vida profesional. Foto: Arjona

El diestro de la Alameda se despidió del toreo el 1 de noviembre de 1951 en Utrera dando la alternativa a Pareja Obregón y Juan Doblado que también se cortaron la coleta ese día.

Chicuelo: a 70 años de un adiós demorado
Álvaro R. del Moral
El Correo/Sevilla, 02.XI.2021
La corrida pasaría a la historia por el anecdotario. Hubo dos alternativas –las del polifacético compositor y escritor Juan de Dios Pareja Obregón y la Juan Doblado– y tres retiradas: las de los dos nuevos matadores y las de su padrino, Manuel Jiménez ‘Chicuelo’ que ponía así fin –quizá sin pretenderlo aún- a una larguísima historia taurina que navegó desde el corazón de la la Edad de Oro hasta el posmanoletismo. El festejo se celebró en la vieja plaza de Utrera, aquel añorado corralón encalado del Arrecife, el 1 de noviembre de 1951. Fue una fecha atípica por tardía; pero también por la celebración de ese día de Todos los Santos en el que el personal anda más pendiente de flores y cementerios que de encaramarse a un tendido.

Hay que reincidir en el dato: los tres espadas se retiraron ese mismo día, hace ya 70 años. Los neófitos habían alcanzado el grado de matador de toros pero no tenían intención de perseverar en la carrera taurina. Pero la trascendencia de la fecha, más allá de la anécdota, recae en el ocaso taurino del viejo Chicuelo que ese día, por cierto, vestía un traje de luces de seda clara con un bordado idéntico al que lució Manolete el 28 de agosto de 1947 en la plaza de Linares… ¿Era una retirada oficial? El propio torero afirmaría algunos años después que nunca la anunció, que jamás se había retirado oficialmente. Eso sí, había dejado de torear…

Chicuelo concede la alternativa a Manolete el 2 de julio de 1939 en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla. Foto: Archivo A.R.M.

En realidad la carrera del genial diestro de La Alameda se había ido adelgazando a lo largo de la década de los 40. En 1939, con la finalización de la contienda llegó a sumar 15 actuaciones incluyendo la emblemática y simbólica alternativa de Manolete, al que hacía depositario de todo un legado taurino al cederle la muerte de ‘Mirador’, aquel toro de Clemente Tassara en la tarde del 2 de julio de 1939. Chicuelo, que cortó un rabo, fue el máximo triunfador aquel día. Al año siguiente, en 1940, participó en 14 funciones, incluyendo una amplia incursión americana aunque se quedó fuera de Sevilla. En el 41 ajustó 10 corridas de toros; 14 en el 42, incluyendo la corrida de la Prensa de Sevilla, en la que volvió a sumar otro rabo; sólo 3 en 1943, repitiéndose la ausencia de la Maestranza por desacuerdos económicos por la empresa pese al gran triunfo del año anterior. En 1944, con siete corridas toreadas se iba a producir un desgraciado hecho que cambiaría su vida y, posiblemente, precipitaría su carrera: la muerte de su hijo Juan con sólo doce años de edad. Chicuelo decidió dejar de torear.

Pensando en la retirada

Ese retiro sólo duró hasta 1948, año en el que sólo sumó cinco corridas de toros. El escenario de su vuelta fue la mismísima plaza de la Maestranza para dar la alternativa al diestro portugués Manolo Do Santos en presencia de El Andaluz con una corrida de Villamarta. Al año siguiente toreó una única corrida de toros y en 1950 ni siquiera llegó a vestirse de luces mientras arreciaban los rumores que apuntaban a una despedida definitiva. Pero… ¿En qué circunstancias se forjó la retirada real de Chicuelo? El propio matador había hecho entrever en una entrevista concedida al informador Paco Montero, del semanario ‘El Ruedo’, que 1951 iba a ser su último año en activo. “Creo que este año, a pesar de mis vacilaciones, va a ser el último” señalaba el torero de La Alameda, sin terminar de confirmar ni desmentir nada y señalando, eso sí, que no iba a pasar de cinco o seis corridas. En realidad fueron sólo tres y la primera de ellas, en Barcelona, no iba a dejar un buen recuerdo para el diestro de La Alameda.

Chicuelo, recién llegado a la ciudad condal, se vio envuelto en el anuncio de una supuesta retirada, publicitada y vendida por el avispado taurino catalán Pedro Balañá sin consentimiento ni conocimiento del veterano matador. Fue el 29 de julio. Chicuelo le cortó las orejas a un toro de Alipio Pérez Tabernero después de hacer el paseíllo junto a Carlos Arruza y Manolo González. Más de tres lustros después afirmaría que no se había retirado nunca en una entrevista –la última de su vida- concedida a Julio Montes en vísperas de la Feria de Abril de aquel año. “Lo anunciaron una vez en Barcelona, pero fue para comercializar la corrida en beneficio del empresario”, explicó el torero. Pero Manuel Jiménez volvió a vestirse de luces en la Plaza Real del Puerto de Santa María, el día 28 de agosto, para despachar un encierro de Juan Pedro Domecq en compañía del diestro cordobés José María Martorell y el choquero Litri. Quedaba una tercera función, que se organizó con la temporada vencida para dar la nombrada alternativa a Pareja Obregón y Doblado. Ésa sí iba a ser la última vez que se vistiera de luces.

En realidad no fue el último paseíllo de Manuel Jiménez ‘Chicuelo’ que volvió a asomarse a la plaza de la Maestranza en la temporada de 1952, último y definitivo escenario de su vida taurina. Lo hizo, eso sí, vestido de corto y para actuar en dos festivales. El primero, celebrado el 27 de marzo, se había organizado como homenaje al Montepío de Policía. Chicuelo encabezaba un cartel coral que completaban Domingo Ortega, El Andaluz, Parrita, Chaves Flores y Litri. Aún hubo un último paseíllo otoñal. Fue el 30 de septiembre de ese lejano 1952 en el célebre festival organizado como homenaje a Rafael El Gallo, retratado en las viejas fotografías recogiendo la infinidad de puros que le arrojaron desde el tendido. Chicuelo, una vez más, era cabeza de cartel de los toreros a pie. Repetía Domingo Ortega y seguían los nombres de Rafael Ortega ‘Gallito’, Manolo Dosantos, Juan Silveti, César Girón y Curro Galisteo; por delante, a caballo, Joaquín Pareja Obregón y Ángel Peralta. No volvió a torear en público. Fallecería en Sevilla quince años después.

error

Te gusta esta web? Suscríbete!

RSS
Follow by Email
A %d blogueros les gusta esto: