Arenas de San Pedro, la felicidad de un pueblo / por Pla Ventura

...en muchos pueblos de España se han confeccionado carteles de enorme relumbrón pero, insisto, ninguno ha logrado la aureola que en Arenas de San Pedro se ha formado que, hasta el alcalde está que no cabe de gozo ante la próxima celebración de tan esp...

…en muchos pueblos de España se han confeccionado carteles de enorme relumbrón pero, insisto, ninguno ha logrado la aureola que en Arenas de San Pedro se ha formado que, hasta el alcalde está que no cabe de gozo ante la próxima celebración de tan esperado espectáculo. Alberto García como Morante, Urdiales y De Justo has demostrado que, si se quiere, se puede, los hechos así lo certifican.

 Arenas de San Pedro, la felicidad de un pueblo

Pla Ventura
Toros de Lidia / 14 octubre, 2021
Tras conocer las reacciones que han tenido los aficionados de Arenas de San Pedro, allá por tierras abulenses, ante el cartel que tienen previsto como cierre de temporada para el día 17 de los corrientes, es normal que todo el mundo esté feliz y dichoso porque, sin duda que nos albergue, Alberto García ha reunido, como colofón final, el cartel de la temporada. Si de milagros hablamos, éstos existen porque no se entiende de otro modo que, una plaza con cinco mil localidades en su aforo para un pueblo con poco más de seis mil personas, se haya reunido en un mismo cartel a la flor y nata de la torería actual, nada más y nada menos que, los tres diestros de mayor relumbrón en el escalafón que, en el año actual han tenido éxitos por doquier y, lo que es mejor, bajo los efluvios de su arte, hablamos de Morante, Diego Urdiales y Emilio de Justo.

Al margen de la felicidad que reina en el pueblo citado, cosa lógica por otra parte, si analizamos en profundidad, muy pronto comprenderemos que Alberto García es un mago de las finanzas o, en el peor de los casos, un hombre honrado con el que han confiado los diestros. Hablamos, como dije, de los tres rotundos triunfadores de la temporada que, se mediarán juntos en Arenas de San Pedro para culminar lo que ha sido un año plagado de éxitos para los tres diestros citados. Recordemos el hecho de que, como decimos y todo el mundo sabe, una plaza de tercera reunirá en un mismo cartel a los tres toreros de la máxima categoría, algo tan inusual que, hasta en Madrid costaría mucho confeccionar este triunvirato de triunfadores.

Sin lugar a dudas, en esta temporada que está tocando a su fin, precisamente en muchos pueblos de España se han confeccionado carteles de enorme relumbrón pero, insisto, ninguno ha logrado la aureola que en Arenas de San Pedro se ha formado que, hasta el alcalde está que no cabe de gozo ante la próxima celebración de tan esperado espectáculo. Alberto García como Morante, Urdiales y De Justo has demostrado que, si se quiere, se puede, los hechos así lo certifican.

La pregunta es inevitable: ¿Qué necesidad tienen los tres diestros para jugarse la vida en un pueblo a cambio de una módica cantidad de dinero? Ahí radica el milagro porque, Morante está rico, Urdiales tiene resuelta su vida y De Justo se comprará una finca si todavía no se la ha comprado. Y digo módica cantidad porque en el aspecto del dinero no hay más cera que la que arde; lo digo porque, como conté, en una plaza donde se pueden albergar a cinco mil aficionados no hay que ser licenciado en finanzas para adivinar el caché de los diestros citados.

Y, para colmo, como decía el alcalde, la revolución para el día 17 está servida y, todo el pueblo se está frotando las manos porque, no es solo el hecho del festejo que, como dije, tiene tintes artísticos para dar y tomar; se trata, nada más y nada menos, que todo lo que el pueblo recaudará en el citado día y en el anterior puesto que, muchos curiosos, adelantarán la fecha de llegada al pueblo para disfrutar todavía más y mejor los llamados prolegómenos de tan artístico cartel. Todo un lujo para los habitantes de Arenas de San Pedro que, a priori, ya pueden presumir de que en su plaza de toros se ha reunido en un mismo cartel a los toreros que todos hubiéramos contratado de ser empresarios taurinos.

Como aficionados, para dicho día, todos quisiéramos ser arenenses o, en su defecto, vivir cerca del pueblo para disfrutar de lo que presumimos que, con el permiso de los toros a lidiar puede ser una tarde memorable. Como fuere, en calidad de aficionados estaremos muy atentos a dicho festejo que, como es notorio, reúne a lo más artístico del escalafón mundial.

A %d blogueros les gusta esto: