ANTONIO BIENVENIDA Y MÉXICO / por Jorge Espinosa de los Monteros

Antonio Bienvenida, desafortunadamente para los aficionados mexicanos, no toreó tantas tardes como seguramente hubiésemos querido, pero si bien es cierto que no hubo cantidad, desde luego sí hubo calidad y mucha. En total Antonio Bienvenida actuó nueve tardes en el Toreo de México y ocho en los Estados de Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí, León, Torreón, Puebla, Laredo e Irapuato, durante los años de 1944 y 1945, en los que hizo Temporada Mexicana.


ANTONIO BIENVENIDA Y MÉXICO
México D. F. 15 de Mayo de 2022

El pasado 6 de febrero del año en curso, se cumplieron 10 años de la Fundación del Capitulo de México del Circulo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida, en el seno de Bibliófilos Taurinos de México, cuando en aquel entonces yo era Presidente de dicha agrupación cultural, y a solicitud del extraordinario periodista taurino venezolano y gran amigo de México y del Circulo, Don Victor José López “El Vito”.
A dicho acto fundacional, vinieron entre otros, por parte del Círculo Bienvenida, su Presidente Honorario, Don Miguel Mejias Bienvenida y su Vicepresidente Primero, Don Juan Lamarca Lopez, con quienes desde entonces y hasta hoy día me une entrañable amistad.
Durante esta década he podido conocer no solo la parte taurina de tan distinguida Dinastía, sino sobre todo sus valores humanos excepcionales y su gran sentido de la solidaridad, por ello no fue de extrañarse que uno de los toreros que mas festivales benéficos ha toreado en la historia del toreo, fue precisamente el maestro Antonio Mejias Jimenez “Antonio Bienvenida”.
Antonio Bienvenida, desafortunadamente para los aficionados mexicanos, no toreó tantas tardes como seguramente hubiésemos querido, pero si bien es cierto que no hubo cantidad, desde luego sí hubo calidad y mucha. En total Antonio Bienvenida actuó nueve tardes en el Toreo de México y ocho en los Estados de Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí, León, Torreón, Puebla, Laredo e Irapuato, durante los años de 1944 y 1945, en los que hizo Temporada Mexicana.
Su primera actuación en tierras aztecas fue una tarde navideña, el 24 de diciembre de 1944, en que vino a confirmar su alternativa en el Toreo de México, de manos del “Faraón de Texcoco”, Silverio Pérez y como testigo, Carlos Arruza, con del toro “Currito” de la ganadería zacatecana de Torrecilla, hermana de la legendaria dehesa de San Mateo.
En el toro de la confirmación, y tras una magnifica faena, tras fallar con la espada, dio una clamorosa vuelta al ruedo, y con su segundo de nombre “Muñeco”, que por cierto le brindó al general don Maximino Ávila Camacho, hermano del entonces Presidente de la República,, Don Manuel Ávila Camacho, volvió a mostrar su capacidad pero de nueva cuenta no gano trofeo alguno, al no estar fino con los aceros. Esa tarde el diestro nacido en Caracas, vistió de verde y oro y lucio un capote de paseo también verde y oro, que posteriormente envio como obsequio a nuestro Presidente.
La mejor tarde de Antonio Bienvenida fue el 25 de febrero en que dé nueva cuenta regresó a la capital mexicana para torear en el Toreo de México y tiene una tarde memorable. Esta soberbio con capa, banderillas, muleta y espada, con el tercero de nombre “Sabroso”, de Torrecilla al que le corta la oreja. y muchísimo mejor con el magnifico “Cafetero” al que le cortó dos orejas, dando dos vueltas al ruedo, una de ellas con el ganadero Julián Llaguno. Esa tarde vistió de blanco y oro y alterno con Silverio Pérez y David Liceaga.
A tres toreros mexicanos les confirmó su alternativa en la Plaza de Las Ventas de Madrid. El primero de ellos fue Carlos Arruza, el día 18 de junio de 1944, justamente siendo el primer torero mexicano en regresar al coso venteño tras haber transcurrido 8 años del llamado Boicot del Miedo. Los otros 2 alternantes fueron el rejoneador Simao Da Veiga y Emiliano de la Casa, “ Morenito de Talavera”. El toro de la confirmación se llamó “Figurón” de Don Vicente Muriel. El llamado Ciclón cortó dos orejas esa tarde, resaltando los grandes tercios de banderillas, en los que estuvo extraordinario.
El 10 de mayo de 1956, durante la Feria de San Isidro, que por aquellas épocas constó de 9 corridas de toros y una novillada, Bienvenida le confirmó su alternativa a Joselito Huerta, con el toro “Vivachón” de de Salvador Guardiola y fungiendo como testigo Mariel Jiménez “Chicuelo II”. Tarde en la que por cierto no hubo éxito para los toreros pues hubo mucho viento y toros muy encastados.
Al tercer torero y último que le confirmó Antonio Bienvenida, fue a Francisco Rivera Agüero “Curro Rivera”, hijo del maestro potosino Fermín Rivera Malabhear, el 18 de mayo de 1971, con el toro “Bebico” de Samuel Flores y de testigo Andrés Vázquez. Esa tarde Curro Rivera cortó una oreja.
Jorge Espinosa de los Monteros
Presidente del Capitulo de México del Circulo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida y actual Vicepresidente de Bibliófilos Taurinos de México, A.C.
A %d blogueros les gusta esto: