ANTONIO BIENVENIDA, MAESTRO DEL TOREO / por José María Sánchez Martínez-Rivero.

Estuvo en el toreo en el toreo 29 años. Se retiró temporalmente desde 1966 hasta 1971 año de su reaparición.Antonio Bienvenida era un torero de gestos y de gestas y así toreó en 49 ocasiones mano a mano con sus compañeros de escalafón. Como único espad...

Estuvo en el toreo en el toreo 29 años. Se retiró temporalmente desde 1966 hasta 1971 año de su reaparición.
Antonio Bienvenida era un torero de gestos y de gestas y así toreó en 49 ocasiones mano a mano con sus compañeros de escalafón. Como único espada lo hizo en 10 corridas. En la plaza de las Ventas, plaza de gran responsabilidad, actuó en 5 tardes mano a mano. El día 16 de junio de 1960, en Madrid, estoqueó una corrida por la tarde y otra por la noche. En esta solo pudo matar tres toros al resultar lesionado.

ANTONIO BIENVENIDA, MAESTRO DEL TOREO

José María Sánchez Martínez-Rivero
Octubre de 2021 a los 46 años de su muerte
Fecha memorable en la Historia del Toreo fue la del día 5 de octubre de 1974 en la plaza de toros de Vista Alegre de Madrid. Actuará, por última vez, Antonio Bienvenida, lidiará toros de Fermín  Bohórquez alternando con Curro Romero y Rafael de Paula.
De esa memorable tarde, en la que no cortó orejas, sobresalieron y, todavía están en la memoria de quienes le vieron, dos lances magistrales rematados con media inigualable. Como director de lidia estuvo sensacional. La faena de muleta del último toro se la brindó a su hermano Ángel Luís con estas palabras:

-Te brindo este toro porque es el último que mataré en mi vida. Te doy mi palabra de honor que no te haré sufrir más
Finalizada la corrida el maestro salió de la plaza andando, cruzando el ruedo, pensativo, solo, camino de la calle, donde le esperaban multitud de aficionados que le tributaron el último homenaje al salir de una plaza de toros. La cuadrilla le seguía a distancia para darle todo el protagonismo al maestro.
La gran trayectoria de Antonio Bienvenida puede apreciarse por medio de la estadística, eso sí, fría estadística.
Intervino en 829 corridas de toros y estoqueó 1628 reses. En novilladas mató 113 novillos. La temporada que más corridas toreó fue la de 1966 con 52. Y la que menos la de 1974, ya al final de su carrera, con 11.
Destacan sus actuaciones en la plaza de toros de Las Ventas con 106 – cinco en novilladas- siguiendo la de Barcelona con un total de 55. Llegó a torear en Argelia, dos tardes y en Marruecos, cuatro tardes. Hoy estas actuaciones serían imposibles.
Antonio Bienvenida prefería los toros de don Antonio Pérez de San Fernando, que son los que ocupan la primera posición en cuanto a los estoqueados por él con un total de 98. Carlos Núñez, también fue una ganadería predilecta para el torero que mató 54 toros a lo largo de su carrera.
De los compañeros con los que más actuó destaca Luís Miguel Dominguín, con el que alternó en 73 tardes. Le sigue Antonio Ordóñez con 55. Al lado de su hermano Pepe Bienvenida lo hizo en 39 ocasiones. Destacar que con Manolete actuó en 15 corridas. Difícil trance era torear al lado del Monstruo de Córdoba; pero cómo torearía Antonio que, Manolete, en conversación con Pepe Bienvenida se expresó así:
-¡Que torero he visto Pepe! Te voy a decir que si a ese toro del Conde, lo toreamos con la muleta todos los que dicen que toreamos bien, pero todos los de ahora y los de antes y, después, coge la muleta tu hermano Antonio, nos echa a todos al estribo!
Y añadió:

– La ventaja que tenemos los demás frente a él es que durará en esto veinticinco años, y como así no se puede torear todas las tardes, cuajará en todo ese tiempo, cuatro o cinco toros, como el que le he visto en Bilbao.
Estuvo en el toreo en el toreo 29 años. Se retiró temporalmente desde 1966 hasta 1971 año de su reaparición.
Alguien comentó al maestro que Manolete hacía siempre la misma faena y que parecía que: la llevaba en la maleta; a lo que Bienvenida contestó:

– Ojalá los demás fuéramos capaces de inventar una que gustase tanto, meterla en nuestra maleta, sacarla todas las tardes y estar lo bien de verdad que él está con tantos toros distintos. Perdona, añadió, pero los que no os ponéis delante de los toros, no tenéis ni idea del mérito de Manolete.
Así se expresaba del toreo del Monstruo de Córdoba.
Otorgó 26 alternativas siendo la primera la que dio a su hermano Ángel Luís en Bogotá en 1944. La última fue el 27 de agosto de 1973 a Everildo Segura en San Sebastián de los Reyes. Igualmente, confirmó en veinte ocasiones. La primera a Morenito de Talavera en el año 1942. También confirmó, en 1944, al mexicano Carlos Arruza, y en años siguientes a Marismeño, Manolo González y Jaime Ostos entre otros.
Antonio Bienvenida era un torero de gestos y de gestas y así toreó en 49 ocasiones mano a mano con sus compañeros de escalafón. Como único espada lo hizo en 10 corridas. En la plaza de las Ventas, plaza de gran responsabilidad, actuó en 5 tardes mano a mano. El día 16 de junio de 1960, en Madrid, estoqueó una corrida por la tarde y otra por la noche. En esta solo pudo matar tres toros al resultar lesionado.
El maestro era un señor dentro y fuera del ruedo. Además colaboraba en corridas benéficas y en festivales taurinos siempre que se le requería. Por sus grandes valores humanos, en 1956, obtiene la Gran Cruz de Caballero de Beneficencia. Se reunía en esta condecoración otras concedidas por toda una vida dedicada a la defensa de la fiesta de los toros; y también, por la ayuda prestada a los más necesitados incluyendo a sus compañeros de profesión. Fue Presidente del Montepío de Toreros. Por su participación desinteresada en las corridas que el referido Montepío celebraba obtuvo la Medalla de Oro. Estaba en posesión de la Medalla del Mérito Civil y la del Mérito Taurino.
El 4 de octubre de 1975 Antonio y su familia deciden pasar el día en la finca Puerta verde de la ganadera Amelia Pérez Tabernero, en El Escorial. Quiere ver a torear a su sobrino Miguel.
Se realizan faenas de tienta. Normalidad en ellas, hay maestros en el ruedo, Antonio y Ángel Luís. Su sobrino ha toreado a gusto del maestro. Van a sacar a la becerra fuera de la placita de tientas. Lo hacen al alimón. La puerta que da al campo queda abierta. Al lado de la puerta hay otra becerra, llamada Conocida que nadie ve. Antonio queda de espaldas. La becerra se arranca de pronto, entra en la plaza y coge al maestro por detrás, levantándolo del suelo. Caída mala. Queda inmóvil en el pequeño ruedo. Dice:
– ¿Porqué no me habéis hecho el quite?.
Le responden:
– Antonio, no la hemos visto entrar, ha sido tan rápido todo.

No se debe mover al maestro tiene lesiones cervicales. Acude la ambulancia y es trasladado a Madrid, Hospital de la Paz. Nada se puede hacer por salvarle. El día 7 de octubre fallece. Es trasladado a la casa familiar en la calle General Mola, 3. Capilla ardiente presidiendo la imagen el Cristo del Gran Poder, que transcurrido el tiempo, la familia Bienvenida donará a la capilla de Las Ventas.

El entierro, verdadera manifestación de duelo popular, quedará para siempre en la memoria de quienes estuvieron. El féretro lo cubría un capote de grana y oro –el color de los valientes-, así lo pasearon por el ruedo de Las Ventas, aquel ruedo que con su eterna sonrisa recorría en triunfo tiempo atrás.

El Toreo perdió al mejor de la dinastía Bienvenida y a un señor dentro y fuera de la plaza.

A %d blogueros les gusta esto: