Álvaro de la Calle: “Mi mujer y mi hija eran merecedoras de disfrutar de esa tarde como lo hice yo”

Álvaro de la Calle abandonando la plaza de Las Ventas junto a su mujer y su hija – 
David Castellanos.

«No se movió nadie del asiento, el público de Madrid me respetó»

“Mi mujer y mi hija eran merecedoras de disfrutar de esa tarde como lo hice yo”

David Castellanos
Burladero / abril de 2022 
Lo primero de todo, me gustaría saber cómo se encuentra después de la tarde del domingo de Ramos en Madrid y tras su actuación.

Es una mezcla de sentimientos la verdad, ya que por un lado triste y apenado por el Maestro Emilio de Justo; al que le deseo una buena y pronta recuperación, y por otra contento, porque creo que estuve toda la tarde en torero y en ningún momento me vine abajo y tiré la tarde hacia delante lo mejor que pude.

En esos momentos donde todos estábamos mirando hacia la enfermería esperando noticias sobre Emilio de Justo, ¿en qué estaba pensando usted?

Siendo sincero, yo siempre voy mentalizado cuando voy de sobresaliente y pensando que en cualquier momento puede suceder algo y me podría tocar. Evidentemente, no es que quieras que a un compañero sufra una cogida, un corte con la espada o una mala caída… pero es una opción que siempre está ahí. Lo que pasa, que nunca crees que va a suceder y menos en Madrid.

En esos momentos, intenté tener la cabeza fría y con mucha concentración. Cuando me comunican que no puede continuar Emilio de Justo, mi idea era matar los 5 toros que había por delante con la mayor dignidad posible y dejar mi sello en Las Ventas.

Ibas como sobresaliente, una figura que parece no ser muy reconocida; pero que a partir de su actuación puede que se le de más valor… ¿tiene usted esa sensación también?

Normalmente somos toreros que no solemos torear en muchas tardes. Yo siempre lo he visto como una oportunidad, de alguien que confía en mí. Cuando me quedo un poco parado, no tenía la oportunidad de aparecer en muchos carteles pero sí que me avisaban para ir a una encerrona o a un mano a mano como sobresaliente; a pesar de que también me anunciaba alguna tarde en el cartel.

Esa línea era una oportunidad, igual que la que tuve en Gijón con los percances de Ferrera y Castaño al que le corté una oreja; pero que después no me valió para nada. El Maestro Antonio Ferrera en sus últimas encerronas siempre ha contado conmigo y llamaba la atención entre los aficionados de mi colocación en la plaza, de los quites, de mi saber estar, y de estar preparado. Pero mí objetivo es querer torear mis corridas.

Supongo que estarás al tanto de todos los comentarios de los aficionados pidiendo que se te acartele en alguna corrida en Madrid.

Es lo que uno siempre desea, de que llegue la oportunidad. Ahora veo que puede estar más cerca después de la tarde del otro día. Creo que he demostrado que lo que hice el otro día estoy preparado para ello; con mucha humildad quise dar la cara e ir hacia delante con toda la tarde.

Todo queda en mano de la empresa, que también debo de decir que se portaron muy bien conmigo en todo momento, no me faltó su apoyo. Entiendo que vienen a ver a un torero que está un gran momento, y en que en el momento en que comunican que soy yo el que sigue con la corrida hacia delante se puedan llevar una decepción; y por eso me impactó muchísimo que no se movió nadie del asiento, que el público de Madrid me respetó mucho.

Háblanos de sus sensaciones en la primera plaza del mundo.

Yo se que podría haber estado mejor en algunas facetas, pero llevaba sin matar una corrida desde el 2016; es normal que haya algunos defectos. Creo que no me pesó la tarde, yo me preparo en mis entrenamientos para estar en estas situaciones.

Con algunos toros estuve más acertadamente pero lo hice todo con el corazón.

Quien da todo lo que tiene, no se le puede pedir más…

Así es, salí a dar la cara con todo, no me escondí en ningún instante, en algunos momentos estuve más acertado y en otros no tanto, pero quise ir con todo.

¿Y con los toros, cómo te sentiste?

El de Palha no era nada fácil, pero creo que estuve digno con él; al igual que con el de Domingo Hernández, aunque es cierto que empecé un poco frío. Al de Parladé, era noble pero le faltó quizás un punto de chispa. Una pena el toro de Victorino que tenía mucha clase pero no tenía mucha fuerza y en Madrid no vale con eso.

Con el toro de Victoriano, que se premió con la vuelta al ruedo, pude disfrutar del público del Madrid y escuchar sus olés en algunos muletazos. Yo creo que cuando a un toro en Madrid se le da la vuelta al ruedo es porque el torero también lo ha enseñado.

Ese toro, “Duplicado”, lo luciste en todo momento, poniéndole tres veces al caballo y con distancia, dándole la oportunidad a su compañero Jeremy Banti, le hiciste la réplica…

Vi que podía ser un toro importante y yo soy un torero a carta cabal, muy fiel a mi estilo, a mi concepto castellano. Soy un torero muy puro y cristalino, se vio que quise lucir al toro con total naturalidad, pero todo lo que hice lo hice porque me nacía de dentro.

Y de aquí hacia delante, ¿cómo planteas la temporada?

Yo tenía ya firmada varias tardes como sobresaliente y voy con esos compromisos hacia delante, en Alba de Tormes, en la feria de Valladolid, Córdoba, también vuelvo a Madrid en la encerrona de Paco Ureña.

Pero lo que quiero es torear. Es verdad que ha sonado el teléfono y ahora a esperar que esas llamadas se cumplan en contratos como torero, que es lo que quiero hacer y donde yo creo que puedo dar ese salto en mi carrera, es por lo que yo lucho, vivo por el toro.

Por último, supongo que habrá visto la foto con su mujer y su hija de la mano camino al hotel después de atender a todos los aficionados en la salida de la plaza. ¿Qué más se puede pedir?

Ellas son las personas que siempre han estado conmigo, me acompañan muchos días al parque a entrenar conmigo e incluso me ayudan en mis entrenamientos. Ellas eran merecedoras de disfrutar de esa tarde como lo hice yo. Ellas que en el día a día siempre están se lo merecían.

Lo del otro día fue una locura, estuvimos más de dos horas para ir del patio de cuadrillas al hotel Ibis atendiendo a todo el mundo, con fotos, autógrafos…

Poco más por mi parte, darte las gracias por atenderme y ojala vaya bien la temporada…

Agradecido a vosotros por la confianza que me habéis dado. Al igual que quiero agradecer a la empresa y a los aficionados de Madrid por el respeto y por cómo me trataron durante toda la tarde. Y especialmente a Emilio, darle todo mi apoyo y ánimo, porque esperamos su vuelta tras la recuperación con muchas ganas.

A %d blogueros les gusta esto: